La Virgen de Coromoto sembró la fe en el corazón de los Indígenas

el papa Pío XII presidió su coronación canónica el 11 de septiembre de 1952
el papa Pío XII presidió su coronación canónica el 11 de septiembre de 1952 - Archivo

Cada 11 de septiembre, la Iglesia venezolana celebra con gran devoción a la Virgen de Coromoto, patrona de Venezuela. Desde los primeros días de este mes. La tradición mariana recuerda como esta advocación se apareció, ante un cacique de la tribu de los Cospes. 

Se le presentó en el cauce de un río. Más tarde, él la describió como una mujer de belleza deslumbrante que le habló para pedirle que recibiera el sacramento del bautismo. "Vayan a la casa del hombre blanco y permitan que les echen el agua para poder ir al al cielo", indica la creencia.

La historia de aparición llegó a oídos de Juan Sánchez, hacendado español que pasaba por esas selvas de camino al estado Lara. Tras escuchar el testimonio del cacique Coromoto, le dijo a la tribu que esperaran su regreso para partir hacia la ciudad donde serían bautizados.

A la vuelta de Sánchez, la tribu de los Cospes fue conducida a un asentamiento situado entre los ríos Guanaguanare y Tucupido, allí fundaron el pueblo de Coromoto donde se les catequizó y posteriormente recibieron las aguas del bautismo, a excepción del cacique, quien al verse desprovisto de su autoridad anhelaba volver a las selvas. Así llegó el 8 de septiembre de 1652, noche antes de la huida, cuando la Virgen de Coromoto se apareció una segunda vez.

Un vitral plasma la aparición de la Virgen de Coromoto 


Cuenta la historia que aquella vez el líder indígena se enfrentó a la benévola señora: "¿Hasta cuándo me has de perseguir? No te he de obedecer. Por ti estoy pasando trabajos, quiero regresar a mis bosques, ahora me arrepiento de haberlos abandonado"

El encuentro entre el cacique Coromoto y la virgen fue presenciado por  esposa e hijo . Acto seguido  el indígena se hizo con el arco y las flechas para disparar, pero la celestial figura  se había desvanecido, dejándole en las manos un pergamino con su imagen sagrada.

La virgen de coromoto dejó su sagrada imagen en  una pieza de algodón

Decidido a no dar su brazo a torcer, el cacique Coromoto ocultó la sagrada imagen, pero no contaba con que su pequeño hijo la encontrase y se apresurara a entregarla a Juan Sánchez, quien dio parte a las autoridades eclesiásticas de Guanare, que al principio no le creyeron. 

La reliquia se mantendría custodiada por los indígenas que vieron multiplicarse su devoción por la Virgen de Coromoto, quien solía aparecerse a los niños sobre las aguas del río.

El 2 de febrero de 1654, la sagrada imagen de la virgen de Coromoto fue finalmente trasladada a la iglesia de Guanare donde fue exhibida en un relicario de oro.

La festividad católica de la Virgen de Coromoto se instituyó formalmente en el calendario litúrgico cada 11 de septiembre desde 1952, cuando el papa Pío XII encabezó la coronación canónica de esta advocación.

En 1996 durante su segunda visita a Venezuela Juan Pablo II bendijo la imagen de la Virgen de Coromoto. Ese mismo año se inauguró en la Basílica Menor de Guanare, el santuario que por estas fechas recibe a miles de fieles que acuden en peregrinación para mostrar su fervor a la patrona de todos los venezolanos.

Festividad de la Virgen de Coromoto 

Reliquia conservada milagrosamente

En 2009 la fundación María Camino a Jesús, con sede en Maracaibo comenzó la campaña para la restauración de la imagen que comenzaría en marzo del mismo año. Se preveía que el proceso duraría meses, pero se desarrolló muy rápido, pues la reliquia que entonces contaba con 357 años de antigüedad se encontraba milagrosamente bien conservada.

Al examinar con detenimiento la imagen los científicos encontraron no pocos elementos sorprendentes que dan cuenta del primitivo estado de esta reliquia. Los descubrimientos fueron finalmente revelados el 3 de septiembre de 2018, en rueda de prensa con la Conferencia Episcopal de Venezuela (CEV) reseña el portal Aleteia.

Cortesía El Impulso 

A continuación algunos de los detalles recabados tras el escrutinio de los especialistas.

El trono de la Virgen aparece claramente instalado dentro de una construcción de choza típica de los indios.

El equipo de restauración detectó una figura humana que se asemeja mucho a la de un indígena.

La imagen está hecha de una especie de algodón, material sumamente vulnerable,que inexplicablemente se mantuvo intacta durante más de tres siglos de exposición.  

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/globovision_oficial y dale click a +Unirme. Además sigue nuestro perfil en Instagram, Facebook Twitter.